Trastorno por déficit de atención e hiperactividad

El TDAH o Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad es un trastorno neurobiológico, sintomáticamente evolutivo y de probable transmisión genética que afecta entre un 5 y un 10% de la población infantil, llegando incluso a la edad adulta en el 60% de los casos.

Está caracterizado por una dificultad para mantener la atención voluntaria frente a actividades, tanto académicas como cotidianas y unido a la falta de control de impulsos.

La sintomatología puede manifestarse de forma diferente según la edad del niño y se debe desarrollar en dos o más ambientes como en casa y en el colegio. Se da con mayor frecuencia entre los niños que entre las niñas, y lo padecen tanto niños como adolescentes y adultos de todas las condiciones sociales, culturales y raciales.

El trastorno se divide actualmente en tres subtipos de acuerdo a las principales características asociadas al desorden: inatento, hiperactivo-impulsivo y combinado.

Los comportamientos y manifestaciones más comunes son:

  • Levantarse continuamente de su asiento, hablar con sus compañeros, hacer ruido…
  • Dificultades en la concentración, lo que hace que se distraiga con frecuencia.
  • Impulsividad, lo que les lleva a cometer errores en la ejecución de las tareas escolares.

 

Todo esto les provoca un gran malestar y frustración, lo que provoca baja autoestima, y en algunos casos depresión, ansiedad, problemas de conducta, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *